Cuidado con los ajos y cebollas!!

Hago eco de esta noticia desconocida todavía por muchos propietarios de perros y que han de tener muy muy en cuenta los dueños de shibas y akitas debido a que son razas mucho más sensibles a estos alimentos, el problema se resume a que los ajos y cebollas son thiosulfates, siendo tóxicos para el perro en ciertas cantidades y poder provocar una anemia hemolítica o incluso la muerte, obviamente hablamos de niveles altos o ingestas importantes.

En rasgos generales debemos procurar no alcanzar los 5 gramos de ajo/cebolla por kilo que tenga nuestro perro, esto significa que un perro de 10kg no debería comer más de 50gr para evitar una intoxicación severa (con síntomas de tipo: vómitos, diarreas, aceleración del ritmo cardíaco) y que por supuesto un factor determinante de la afectación será la edad, raza y el propio perro.

Quizás no debemos ser alarmistas con esta noticia (pero sí cautos), un diente de ajo pesa de media 2gr. lo que nos da una ligera idea de cuanto debe comer un perro para intoxicarse, los casos de perros pequeños o sobretodo cachorros serán más sensibles, y recordemos que el ajo está incorporado en muchos complementos alimentaciones y antiparasitarios, pero debemos cuidar en el caso del shiba y akita puesto que son las razas más susceptibles a este problema, yo personalmente recomendaría evitarlo a menos que se lo demos por un motivo concreto, un producto tóxico, aunque tenga otras aplicaciones como enemigo de los parásitos, no deja de ser tóxico, quizás se necesite una dosis más elevada para apreciar los síntomas tales como vómitos o diarrea, pero no deja de causar una mínima reacción negativa en nuestro perro aunque visualmente no la apreciemos.

EFE - Publicado Miércoles, 17-09-08 a las 13:50

Una elevada ingesta de alimentos como la cebolla y el ajo puede provocar envenenamiento y anemia en losperros, según publica hoy la revista canina alemana "DOGS".

La publicación advierte así contra la práctica extendida entre los propietarios de canes de introducir ajos en el pienso de sus mascotas para evitar las pulgas. Según señalan, esos alimentos cuentan con una substancia "que destruye la hemoglobina", lo que podría bloquear los riñones y provocar anemia y envenenamiento. En el artículo se explica que el peligro no deriva del método de administración de los alimentos sino de la dosis, que se considera tóxica cuando supera los cinco gramos de ajo o cebolla fresca por cada kilogramo del animal.
Además, existen razas más sensibles, como la "Akita" o la "Shiba Inu" para las que esos productos son venenosos en cualquier cantidad.