Shibas en Japón

Tras mi boda en Mayo mi mujer decidimos ir de viaje a Japón de luna de miel, pasando tres fantásticas semanas en el país nipón. Quería subir las fotos de algunos de los shibas que nos encontramos en nuestro viaje, lo cierto es que vimos muchos, a algunos nos pudimos acercar, a otros sólo los vimos de pasada, y a unos pocos nos entretuvimos haciendoles fotos, estas sólo son algunas de las capturas de momentos con mucha ilusión por nuestra parte.

Encontramos a este shiba cuando su dueño salía de su casa, fue el primero que vimos y posiblemente el buen señor que lo tenía se asustó un poco al principio, aunque después fue muy amable y le hizo mucha ilusión saber que teníamos un shiba en España. Era una hembra bastante adulta y tranquila.

Este shiba fue todo un ejemplo de la raza, era un macho adulto increíble, y sin lugar a duda su carácter definía al shiba, transmitiendo una seguridad y una serenidad increíble. Su dueño iba en silla de ruedas y como el perro estaba atado dentro del parking no nos atrevimos a entrar (el shiba es un gran perro de guarda pero no lo queríamos probar en persona), hasta que nos vio haciendo fotos desde fuera y nos invitó a pasar... el shiba era adorable, estuvimos un buen rato con él y se interesó muchísimo por nuestros olores.

Como detalle comentar el pañuelo, muchos perros llevan pañuelos atados en el cuello, y dependiendo del dibujo de la tela trae un tipo de suerte o fortuna. Nosotros nos volvimos a España con tres estampados diferentes a ver si nos toca la lotería.

En las calles de Kyoto nos cruzamos con este viejecito shiba, si no recuerdo mal tenía alrededor de 15 años...
Esta hembra de 14 años tenía un problema en las patas traseras, le costaba mantenerse en pie, pero si tuviésemos que definirla sin lugar a dudas la palabra seria "tierna".



Esta otra shibita era un ejemplar joven, con un carácter muy vivaz y juguetón, estaba dispuesta a jugar con cualquier perro que se le acercase tras una breve presentación.


En nuestra visita a Fushimi Inari (mágico lugar 100% imprescindible visitar) nos encontramos al poco de salir de la estación una shiba al final de una calle, su dueña se afanaba en limpiar la acera de su casa mientras que su shiba estaba sentada tranquilamente mirando la calle. Creo que sencillamente surgió el amor... Vanesa, mi mujer, se la quedó mirando y lanzó un pequeño suspiro al aire y esta adorable shiba vino a paso tranquilo pero con total felicidad hacia nosotros, Vanesa y ella hicieron muy buenas migas desde el principio y después de 15 minutos con ella tuvimos que partir para seguir nuestro recorrido turístico, con todo el dolor en nuestro corazón después de haber estado con una shiba tan mimosa.


Este fue el shiba de más edad que nos encontramos en Japón y fue en el barrio de las Geishas de Kyoto (en Gion).


Otro de los shibas que nos dejó cautivados de lo amigable que era, aunque estaba en plena muda (bueno, como se aprecia en las fotos todos los shibas estaban mudando por aquel momento).

 
Este bicho se llevó toda mi admiración, una mirada tremendamente profunda, se mostró desconfiado pero curioso a la vez aunque no hizo ningún además de acercarse se mantuvo delante nuestro con total calma.


Este macho fue el shiba con más empuje que vimos, más alto de la media y se vino a saludarnos al notar que lo mirábamos.

Una joven y muy juguetona hembra y una macho.


Una simpática hembra b/t que estaba junto a su dueño en el recinto previo al templo Sensoji, en el fantástico barrio de Asakusa (Tokyo).

En Tokyo tuvimos la oportunidad de conocer a Kenn Sakurai, quinos nos hizo una ruta turistica por algunas zona de Tokyo y nos llevó a ver una curiosa tienda donde criadores llevaban a sus cachorros como muestra por temporadas, la tienda estaba en Chiba y sólo trataba la raza de shiba, su exterior estaba marcado con kanjis que significaban "shiba inu" y donde pudimos estar entre 6 preciosos cachorros de diferentes edades además de otros shibas que entraron al establecimiento.

 
Sumi, la shiba de Kenn Sakurai, además era el primer shiba tricolor que veía (shiba tricolor no es lo mismo que el shiba b/t). En la foto de la derecha un macho precioso y super bueno en el parque de los shibas donde nos llevó Kenn a pasar los últimos momentos de la tarde antes de llevarnos a cenar una exquisita tempura. Este macho blanco era muy tranquilo y transmitía una sensación muy especial.


Momo, una shiba sumamente cariñosa con ganas de saludar y que le hiciesen mimos.


Un portentoso macho b/t, era la corpulencia personificada, muy oscuro de color y con una mirada sumamente profunda, muy desoconfiado hasta que nos vio tocar y estar con sus amigos.


Un macho en el parque de los shibas.

Volviendo de ver el gran buda gigante de Kamakura (otro de los magníficos sitios para visitar en Japón) pasamos por al lado de una pequeña callejuela donde había un grupo de madres con sus hijos, ni mi mujer ni yo miramos directamente, pero de reojo aprecié un punto rojo y otro negro una vez pasada la calle volví para asomarme y asegurarme si aquello era dos shibas.

Efectivamente, eran dos hembras muy cariñosas y sociables, y la negra era especialmente bonita.


Fueron muchos los shibas que vimos en Japón, podría comentar múltiples diferencias entre los shibas que podemos ver en España con los que poseen en su país de origen, pero sin lugar a dudas resaltaría el carácter de sus perros, la ausencia de ansiedad, podían ser más activos, más joviales o alegres, más juguetones, pero la gran mayoría (por supuesto generalizo) poseían ese ideal de tres atributos esenciales en el shiba: Kan'i (敢為), Ryosei (良性) y Soboku (素樸). En cambio en nuestro país cada día soy más crítico con los shibas que podemos ver por aquí, y lo que me preocupa es la pérdida de ese carácter original tan comentado y buscado, viendo shibas con problemas de ansiedad o miedo...


Y por último no iba a irme de Japón sin hacerme una foto con Kaikun (Urbano, un amigo del foro e increible investigador en internet encontró alguna referencia a este perro con este nombre), el hokkaido que es la mascota de la compañía telefónica japonesa Softbank y que sus videos de anuncios inundan youtube. 

En resumen, fuese por el ciaje en sí, el turismo, la cultura o los shibas, puedo asegurar que fue una experiencia única y fantástica.

8 comentarios:

AnaZK dijo...

Yo creo q el problema del carácter es más por el ritmo de vida que por los perros en si

Cristina ISONOVA CONSULTORES dijo...

Me encantaron las fotos!!!! génial!! algún día iré yo también a Japón y ojalá me encuentre con tanto peludo como tú.

lambetazos

Bungo

Anónimo dijo...

Unas fotos preciosas como los perros y como el blog,felicidades.

Iñigo dijo...

Está genial! Me han encantado las fotos y la manera de contarlo.

Jonathan dijo...

Tienes toda la razon. Además tu lo has vivido en tus carnes con vuestro shiba. Precisamente, una de las cosas que destacaron los jueces en la especial Nippo show de Rieti de nuestra querida Pandora fue eso.

Marco ST dijo...

¡ME HA ENCANTADO!

te he enviado un mail, responde cuando puedas ;)

Anónimo dijo...

Maravilloso todo, wonderful!

Eli dijo...

creo que voy a coger uno de estos shibas :-O