NOTICIA: ¿De qué depende la agresividad en los perros?

Un 40 por ciento de las agresiones por dominancia son debidas a la nula o excasa autoridad que los propietarios tienen sobre sus perros. Consentir o mimar al animal en exceso, o dedicarle poco tiempo. Un estudio realizado por la Universidad de Córdoba y publicado en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) revela que, «Muchos perros son sacrificados o abandonados por su actitud violenta, pero contrariamente a lo que se piensa, en la conducta del perro la raza tiene poco protagonismo respecto a todos los factores que dependen del dueño». En el estudio participaron perros de más de un año, tanto machos como hembras, la mayoría de pura raza. Razas como el Bullterrier, American Pitbullterrier, Boxer, Rottweiler, Dobermann, Pástor Alemán, junto a otras aparentemente más dóciles como el Caniche, el Pekinés, el Dálmata, El Setter irlandés o el Golden retriever entre otros. Estas últimas mostraron actitudes muy dominantes, por lo que en determinadas situaciones o según el contexto en el que se encuentren, podrían mostrar un comportamiento agresivo con más facilidad. Según el investigador Pérez-Guisado, Determinadas razas, el sexo masculino, el tamaño pequeño, o una edad ente 5 y 7 años son «los factores dependientes del perro asociados a una mayor agresividad por dominancia». No obstante, estos factores representan «un peso mínimo» para que el comportamiento del can sea agresivo. Influyen más los factores unidos al modo de actuación del dueño o la dueña.

Un animal que ha recibido un entrenamiento adecuado de obediencia, no debería mostrar signos de violencia, y en caso de que lo hiciera, esa mala conducta se debería a un problema médico u orgánico -”por ejemplo el Hipotiroidismo canino-”. Jamás debemos justificar el comportamiento agresivo del animal, ahí comienzan los verdaderos problemas.

La agresividad es un medio de comunicación utilizado por los animales para adquirir o mantener un estatus dentro de su comunidad, proteger su territorio etc. El propietario tiene que corregir el comportamiento violento del animal, o bien dejarlo en manos de un profesional que será el que haga que el dueño restablezca la dominancia sobre su perro. Es importante hablar del castigo físico, de cómo, cuándo y con qué tipo de perros utilizarlo para que sea efectivo. Este estudio afirma que el castigo físico puede resultar peligroso y que debe usar se en cachorros o animales de raza pequeña más fáciles de dominar. Se trataría en una forma de asustar al perro, por supuesto sin ensañarse, demostrándo que el amo domina sobre él.

FUENTE DE LA NOTICIA AQUI